ARTÍCULO

Los libros sobre las drogas americanas en la Biblioteca Histórica de la Farmacia Suiza

Sabine Anagnostou1, Sarah-Vanessa Schneider, Franćois Ledermann2*

1Presidente de la Sociedad Alemana de Historia de la Farmacia. 2Responsable de la Biblioteca Histórica de la Farmacia Suiza, Académico Correspondiente de la Real Academia Nacional de Farmacia, Madrid, Spain

*e-mail: francois.ledermann@img.unibe.ch


                                                                                                   Recibido el 25 de marzo de 2014 -An. Real Acad. Farm. Vol 80, nľ 1(2014), pág. 192-200

RESUMEN

Fundada en el aĖo 2008, la Biblioteca Histórica de la Farmacia Suiza, situada en el instituto de Historia de la Medicina de la Universidad de Berna, tiene un fondo de más de 6000 obras. Entre ellas se encuentran algunos libros que se dedican a las drogas sudamericanas. Aparte de las obras de Nicolás Monardes, también existen otras de la farmacognosia europea de finales del siglo XIX y principios del XX. Este trabajo ilustra la importancia de la transferencia de conocimientos usando la Biblioteca Histórica helvética como ejemplo.

Palabras clave: Farmacognosia; Biblioteca; América; Suiza.

aBSTRACT

Books on American drugs in the historical library of the Switzerland pharmacy

Institute houses the Historical Library of the Swiss Pharmacy, founded in 2008, for the History of Medicine of the University of Berne provides an impressive collection of more than 6000 works. Among them are some books that deal with South American drugs. Besides the famous works by Nicolás Monardes and their translations, there are also a corpus of books representing the European pharmacognosy by the end of the 19th and the beginning of the 20th century. This paper is dedicated to the transfer of scientific knowledge reflected by the works in the Helvetic historical library.

Keywords: Pharmacognosy; Library; America; Switzerland.

1. Historia de la Biblioteca Histórica de la Farmacia Suiza

El 25 de noviembre de 2008 fue fundada la institución denominada Biblioteca Histórica de la Farmacia Suiza. La erección del nuevo centro la patrocinó la Asociación Suiza de Farmacéuticos PharmaSuisse y la Sociedad Suiza de Historia de la Farmacia. Los fondos consisten en más de 6000 libros que se almacenan en el Instituto de Historia de la Medicina de la Universidad de Berna. Han sido catalogados y pueden ser consultados en el catálogo de la biblioteca de la mencionada universidad[1]. La institución persigue la conservación de obras farmacéuticas, como libros y periódicos de diversas procedencias y épocas. Desea resaltar su interés para la investigación científica y ponerlos a la disposición del público y de los investigadores para su estudio, acentuar y destacar su valor, de acuerdo con lo expresado en los estatutos de la misma[2].

La Biblioteca nació gracias a la ola de “academización” o institucionalización de la Materia Farmacéutica en la Universidad de Berna. Fue mérito del gran farmacognosta suizo Friedrich August Flückiger el que la Farmacia, como asignatura, se estableciera definitivamente en la Universidad de Berna a partir de 1860. Anteriormente había sido explicada, sin estructura propia, en forma de varias clases[3]. Aparte de una vasta colección de Farmacognosia con un inventario detallado[4], que todavía existe hoy en día, Flückiger adquirió numerosas obras científicas muy relevantes para la Farmacia, que al principio fueron guardadas por él mismo en la Farmacia municipal que dirigía. Después de que la región de Alsacia cayera de nuevo bajo el dominio de los alemanes, al final de la guerra franco-prusiana, Flückiger abandonó Berna para acceder a la jefatura del Instituto Farmacéutico de Estrasburgo. Solo la vocación de Alexander Tschirch, un farmacéutico y científico alemán, y la fundación del Instituto Farmacéutico en el aĖo 1890 insuflaron vida nuevamente a la Farmacia académica en Berna[5]. Tschirch, que ya era un farmacognosta destacado durante ese tiempo, con una fama excelente en Berlín, llegó a Berna con grandes proyectos para la Farmacia, que no solamente incluían la ciencia en sí, sino también aspectos históricos y culturales. El nuevo profesor fue una persona de una consistencia científica asombrosa. No solamente se dedicaba a sus estudios farmacológicos y a sus numerosas publicaciones, sino también a investigaciones sobre la historia de la Farmacia[6]. Era un apasionado aficionado a los libros, por lo cual adquirió numerosos escritos históricos de Medicina y Farmacia, parcialmente valiosos. A menudo comentó la compra en la portada y los proveyó con su ex libris. Por tanto, podemos reconstruir, hoy en día, cuáles de las obras de la Biblioteca suiza proceden de su biblioteca particular[7].

El Instituto Farmacéutico también adquirió obras farmacéuticas, que se fueron integrando en la biblioteca, igual que los libros de la Asociación Suiza de Farmacéuticos, junto con las colecciones de la Sociedad de Farmacia Suiza. Un total de más de 6000 obras que han sido divididas en la actualidad en diferentes categorías .

Una parte inmensa y valiosa se encuadran bajo la denominación de Raras, que fueron impresas antes de 1800, junto a los manuscritos. Parte de ellos lo constituyen los escritos de los autores clásicos, como los del médico griego Dioscórides y del científico árabe conocido bajo la denominación de Mesue, igual que las farmacopeas históricas, por ejemplo la redactada por Moēse Charas y los textos del farmacéutico francés Nicolas Lémery.

2. La exploración de las drogas exóticas, principalmente americanas, en Europa

Puede decirse en favor de la visión de investigador de Tschirch, que él también dotó a la Biblioteca con obras antiguas acerca de los primeros conocimientos sobre las plantas medicinales americanas, que han enriquecido significativamente la Materia Médica europea y que proveyeron de nuevos agentes activos, como la quinina extraída a partir de la quina. En la ola del denominado descubrimiento de América y de la expansión europea durante la temprana Edad Moderna, los sabios europeos se dedicaron a la exploración de una flora hasta ese momento desconocida y prometedora a causa de su diversidad, que ofreció numerosas plantas medicinales a la Materia Médica europea[8]. Uno de los primeros sabios que se dedicó a la investigación de nuevas drogas de América fue el médico espaĖol Nicolás Monardes (1493-1578/88) de Sevilla[9]. Con su famosa obra Primera y segunda y tercera partes de la historia medicinal de las cosas que se traen de nuestras Indias Occidentales que sirven en la medicina (Sevilla 1574) estableció los primeros conocimientos acerca de las drogas medicinales de América; entre ellas la pasionaria, la capuchina, la planta de tabaco y el guayaco, que fue considerado un remedio contra la sífilis, enfermedad terrible hasta el descubrimiento de la Salvarsan y después de la penicilina. Su libro, además, contiene una descripción temprana de la obtención del bálsamo de Perú. Sin embargo, Monardes no hizo ningún estudio propio en América. Debió sus ejemplares de las drogas e, incluso, la información sobre el uso de las mismas, a agentes y viajeros por la América espaĖola. Su obra ha sido traducida a diferentes idiomas y reeditada en diversas ocasiones. Hasta hoy en día es una de las obras más significativas acerca de la Farmacognosia temprana de América.

El medico portugués Garcia da Orta, en cambio, trabajó en Goa y se dedicó a estudiar las plantas curativas del sureste asiático sobre el terreno[10]. Documentó los resultados de sus extensos estudios en su en gran obra Coloquios dos simples e drogas e cousas medićinais da India (Goa 1563), escrito en forma dialogada, que es considerado como una de las tempranas pruebas y referencia contemporánea acerca de la Materia Médica del sureste asiático. En esta famosa obra el autor representó las drogas exóticas bajo diversos aspectos, como el hábitat, la morfología, la recolección, las vías comerciales, los principales centros del comercio y las falsificaciones. Así se encuentran, por ejemplo, informes sobre la canela, el clavo, la nuez moscada, la cúrcuma, la pimienta, la galanga y la nuez de Areca. Los Coloquios fueron traducidos al inglés, francés, italiano y latín, en donde la forma dialogada de exposición se abandonó. Tschirch hizo referencia a ambos sabios. Apreció sus obras y méritos con todo detalle en su famoso Handbuch der Pharmakognosie (Manual de Farmacognosia)[11].

3. Los libros de la Biblioteca en los que se trata de plantas medicinales americanas.

A continuación presentamos y analizamos brevemente algunos escritos de la Biblioteca Histórica Suiza, en donde se refleja la influencia del descubrimiento de América sobre el desarrollo del tesoro medicinal europeo. Tanto obras de los siglos XVI y XVII como libros representativos de la Farmacognosia clásica del siglo XIX y de principios del siglo XX.

Salvo la obra Dreyhundert auserlesene amerikanische Gewächse nach Linneischer Ordnung, publicada en tres tomos, que fue impresa en 1785 en Núremberg, dedicada principalmente a cuestiones botánicas, los libros de la Biblioteca Histórica, que incluyen asuntos sobre drogas no europeas, especialmente iberoamericanas, se pueden clasificar en dos categorías. Por una parte, se trata de obras de los siglos XVI y XVII, principalmente las escritas por Monardes, que contienen información temprana sobre las plantas medicinales[12]. Por otra parte, son trabajos del siglo XIX y de principios del XX, que representan la Farmacognosia suiza y alemana y su nivel de conocimiento acerca de las drogas iberoamericanas, y que proporcionan información sobre el establecimiento de las drogas americanas en la Materia Médica europea.

La Biblioteca Histórica de la Farmacia Suiza posee tres obras del siglo XVI y de principios del XVII con textos del médico de Sevilla. El más antiguo fue impreso en el aĖo 1574 por Christophorus Plantinus en Amberes (Figura 1) y consiste en dos escritos reunidos, traducidos en latín por el botánico neerlandés Carolus Clusius (también conocido como Charles de l’Ecluse)[13]. Después del Aromatum et simplicium aliquot medicamentorum apud Indos nascentium, historia del médico portugués Garcia da Orta, residente en Goa, sigue el De simplicibus medicamentis ex Occidentali India delatis, quorum in Medicina usus est, escrito por Nicolás Monardes. La versión espaĖola está descrita de la siguiente manera: De esta obra hacen mención Arana de Varflora y Don Nicolás Antonio con el título siguiente: De las drogas de la India. Dos tomos: Nosotros poseemos un ejemplar, que dice así: “Primer aparte del libro que trata de las cosas que se traen de la Indias Occidentales que sirven al uso de Medicina y de la orden que se ha de tener la raíz del Mechoacan… Hecho e copilado por el doctor Monardes Médico en Sevilla. En Sevilla en casa de Alonso Escriuano Impresor en la calle de la Sierpe 1574[14]. La Primera impresión en 1565[15].

Figura 1.- Nicolás Monardes, De simplicibus medicamentis… Amberes, 1574.

Además, la biblioteca bernesa alberga una edición italiana (Venecia 1576) (Figura 2)[16] y una alemana que tiene su origen en la traducción latina de Clusius de la Historia medicinal de Monardes[17] del aĖo 1579 con el título Die Schrift des Monardes: “Simplicium medicamentorum ex novo orbe delatorum, quorum in medicina usus est, historia, übersetzt ins Deutsche und mit Commentar versehen” (1895).

Figura 2.- García da Orta, Nicolás Monardes, Due libri dell’historia de i semplici… Venecia, 1576.

Con científicos como Flückiger, Tschirch, Zörnig y Hartwich la Farmacognosia suiza experimentó un gran apogeo a partir de la segunda mitad del siglo XIX y hasta principios del siglo XX. Una literatura técnica inmensa, incluso numerosas tesis doctorales de más de doscientos doctorandos, tanto como colecciones farmacognósicas, no solamente reflejan la actividad de investigación intensiva de aquellos grandes sabios, sino también la internacionalización de la Farmacognosia. Alexander Tschirch emprendió un largo viaje de estudios al sureste asiático que influyó persistentemente en su trabajo. Las drogas americanas también fueron objeto de la investigación científica y forman un campo propio en la Farmacognosia. Están presentes en las colecciones farmacognósicas de drogas; aparecen en varias ediciones de la Pharmacopoea Helvetica como plantas medicinales oficinales y fueron objeto de diferentes tesis doctorales y libros de texto, los cuales también se conservan en la Biblioteca Histórica. Las bibliografías clásicas de Friedrich August Flückiger y de Alexander Tschirch también se ocupan del tesoro de plantas medicinales americanas.

Sin embargo fue Carl Hartwich, futuro profesor de Farmacia en Zúrich[18], quien publicó un estudio, dedicado únicamente a este tema. En su contribución Die Bedeutung der Entdeckung von Amerikafür die Drogenkunde[19] analiza la significancia temporal y permanente de varias drogas americanas para la Farmacia y la Medicina europea en base a fuentes contemporáneas desde el descubrimiento de América y hasta la literatura técnica de la Farmacognosia del siglo XIX y las bibliografías especializadas farmacéuticas[20].

4. Conclusión

El interés de los farmacólogos de la Suiza alemana por las drogas iberoamericanas, que se refleja en los fondos de la Biblioteca Histórica, demuestra la continuidad de la importancia de los remedios exóticos para la Farmacia y la Medicina entre la fase de los descubrimientos del siglo XVI y el período alrededor del aĖo 1900. Hasta hace cien aĖos los medicamentos a base de plantas, como la quina, el guayaco, las hojas de coca y muchas otras, desempeĖaron un papel importante en la terapia, y hoy en día se puede observar otra vez un nuevo interés por estos remedios. Simultáneamente también se manifiesta otro fenómeno, que influye en diversos científicos y con ello en el desarrollo de la Materia Médica europea: la fascinación por lo exótico que, por ejemplo, se expresa en los viajes de estudios de Flückiger, Tschirch y Hartwich, y en numerosos escritos sobre productos extra europeos[21].



[1] aleph.unibas.ch. (acceso 09.12.2013).

[2] Biblioteca Histórica de la Farmacia Suiza, Estatutos.

[3] Haug, T.; Friedrich August Flückiger (1828-1894) Leben und Werk; Stuttgart, 1985.(Quellen und Studienzur Geschichte der Pharmazie, 32).Hörmann, U.; Die akademische Ausbildung der ApothekerimKanton Bern; Bern, 1998 (Veröffentlichungen der Schweizerischen Gesellschaftfür Geschichte der Pharmazie, 18).

[4] Ledermann, F.; Hörmann, U. A short history of the pharmacognostic collection of the University of Berne (Switzerland). Pharmacy in History, 41, 60-64 (1999). www.img.unibe.ch (accesso 09.12.2013)

[5] Hörmann, U.; op. cit. ut supra.

[6] Bork, K.; Alexander Tschirch. Eine Studieüber das Leben Eines Wegweisenden Pharmakognosten, Würzburg, 2003. Müller-Jahncke, W.-D, Alexander Tschirchals Historikeren: 50 Jahre Tschirch; Ledermann F., y Zerobin, C., Ed.; Schwyz, 2007. (Veröffentlichungen der Schweizerischen Gesellschaft für Geschichte der Pharmazie, 28), 125-134. Schramm, G. Prof. Dr. Alexander Tschirch (1856-1939), Bern, als Pharmazie historiker. Pharmaceutica Acta Helvetiae, 52, 383-400 (1977)

[7] Ledermann, F; Die Bibliothek ist doch unser Stolz“ - Alexander Tschirch als Bücher sammler; en preparación para Geschichte der Pharmazie.

[8] Vieca T., C.; El mutuo influjo de la terapéutica en ambos mundos, Ciencia y técnica en Latinoamérica en el periodo virreinal, Puerto, J. ed., s.l., Tf. Editores, n.d., 150-177. Folch Jou, G., Historia de la Farmacia, Madrid, 1972, p. 227. Valverde, J. L., Evaluation of Latin America Materia Medica and its Influence on Therapeutic, Granada, 2010.

[9] Sobre la vida y los trabajos de Nicolás Monardes, cf. Hirsch, A. (Ed.); Biographisches Lexikon der hervorragenden Ärztealler Zeiten und Völker. Dritte, unveränderte Auflage; durchgesehen und ergänzt von W. Haberling, F. Hübotter, H. Vierordt.5 Bde. und 1 Ergbd., München/Berlin 1962, Bd. 4, p. 236sq. Tudela J. (Ed.); El legado de EspaĖa a América. 2 vols. Madrid 1954, p. 287 sq. Elferink, J. (1979): The significance of of the Pre-Columbian pharmaceutical knowledge for European medicine in the XVth century. Pharmaceutica Acta Helvetica 54, 299-301 (1979). Barrera, A.; Local herbs, global medicines, in Smith, P. H. y Findlen, P. (Eds.): Merchants and Marvels: Commerce, Science, and Art in Early Modern Europe. New York 2002, 163-181.

[10] Sobre la vida y los trabajos de Garcia da Orta, cf. Gillispie, C. G.; Dictionary of Scientific Biography. New York 1970-1990, vol. 10; 236-238. M. de Jong: Garcia da Orta et son livre sur les simples et drogues de l’Inde, in Garcia da Orta: Aromatum, et simplicium aliquot medicamentorum apud Indos nascentium historia par Carolus Clusius. Etant la traduction latine des Coloquios dos simples e drogas e cousas medićinais da India de Garcia da Orta. Facsimile de l’édition Antwerpen 1567 avec une introduction du M. de Jong et du D. A. WittopKoning. Nieuwkoop 1963 (Dutch ClassicsonHistory of Science; 6), pp. 7-23. Liberato, M. C.; Contribuićčo para o conhecimento de Garcia de Orta. Revista de Ciźncias Agrárias 34 (1), 110-119 (2011). http://www.scielo.oces.mctes.pt/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0871-018X2011000100010 (Acceso 19.1.2014).

[11] Tschirch, A.; Handbuch der Pharmakognosie. Vol. 1/2; Tauchnitz; Leipzig, 1910 ; p.735-738 y p. 779-782.

[12] Rodríguez Marín, F.; La verdadera biografia de Nicolás Monarde; Padilla Libros; Sevilla, 1988.

[13] Sobre las obras y la significación de Carolus Clusius, cf. Florike / Paul Hoftijzer / Robert Visser: CarolusClusius: Towards a cultural history of a Renaissance naturalist; Koninklijke Nerderlandse Akademie van Wetenschappen, Amsterdam, 2007 (History of Science and Scholarship in the Netherlands, 8).

[14] De esta edición existe una reproducción facsimilar; cf. NicolasMonardes; Historia Medicinal de la Cosas que se traende nuestras Indias Occidenales que sirven en Medicina; Padilla Libros; Sevilla, 1988.

[15] Lasso de La Vega y Cortezo, J.; Biografia y estudio critico de la obras del médico Nicolás Monardes; Padilla Libros; Sevilla, 1988, p. 27.

[16] Due libri dell’Historia de i Semplici Sevilla, Aromati et altre Cose, che Vengono portate dall’Indie Orientali, pertinenti alla Medicina di Don Garzia Dall’Horto, Medico Portughese; con alcune brevi annotationi di Carlo Clusio. Et Due Altri Libri parimente di Quelle che si portano dall’Indie Occidentali, di Nicolo Monardes, Medico di Siviglia. Hora tutti tradotti dalle loro lingue nella nostra Italiana, da M. Annibale Briganti, Marrucino da Civitą di Chieti, Dott. & Medico eccellentissimo; In Veneta, MDLXXVI.

[17] Stünzner, K.; Die Schrift des Monardesüber die Arzneimittel Americas; Max Niemeyer, Halle a.S., 1895.

[18] Kokoschka, K.; Carl G.E.V. Hartwich;Tesis doctoral; Berlin, 1989.

[19] Hartwich, C.; Die Bedeutung der Entdeckung von Amerikafür die Drogenkunde; Julius Springer; Berlin, 1892.

[20] Para el traslado de la Materia médica entre Europa y América, ver: Valverde, J. L.; Evaluation of Latin American Materia Medica and Its Influence on Therapeutics; Granada, 2010. Anagnostou, S.; Missions pharmazie. Konzepte, Praxis, Organisation und wissenschaftliche Ausstrahlung; Stuttgart, 2011 (Sudhoffs Archiv, Beihefte; 60).

[21] Ledermann, F.; Iter pharmaceuticum; Bern, 2003 (Veröffentlichungen der Schweizerischen Gesellschaft für Geschichte der Pharmazie, 24).